El riesgo en el ahorro y en la inversión

Sigo observando que hay personas que cuando hablamos de ahorro o inversión, tienen una idea ya preestablecida  acerca de lo que es  una inversión de riesgo y lo que no. El conocimiento con detalle y rigor frente a “lo que se ha dicho siempre”.

Particularidades sobre diversos tipos de activos o bienes:

  • El dinero o los depósitos monetarios. Analizar si la capacidad de compra se mantiene a lo largo del tiempo. La importancia de la inflación.
  • La renta fija, los bonos. Mantener la inversión hasta el vencimiento. ¿Qué puede ocurrir si vendo antes del vencimiento de la operación?
  • La renta variable, las acciones. Expectativas y volatilidad. Inversión a medio y largo plazo.
  • Los inmuebles. El momento de realizar la inversión. El mercado de alquiler y las regulaciones. Los impuestos derivados de la compraventa.

La importancia de hacernos preguntas.

Bancos y personas en el siglo XXI

CAMBIO DE ESCENARIO

Va quedando lejos en el tiempo la imagen de la oficina bancaria como centro neurálgico en el que empleados, cartillas de ahorro, hipotecas y préstamos, o el flujo de clientes, configuraban la escena diaria en cualquier banco o caja de un pueblo o ciudad en España. La llegada de los cajeros automáticos y el posterior avance de la digitalización, han convertido a móviles y ordenadores en los principales centros de operaciones.

Los cambios no afectan únicamente al escenario de la relación entre el cliente y la entidad financiera. Aparecen también, alcanzando mucho protagonismo, nuevos productos de ahorro y financiación. Como los fondos de inversión, en auge al ser el destino del ahorro e inversión de muchas personas a las que les ofrecen tipos de interés mínimos en los depósitos. O la financiación vía renting de un bien (el automóvil es un ejemplo) que muestra el cambio de tendencia al preferirse pagar una cuota periódica por el uso de un bien, antes que hacerse directamente con la propiedad del mismo.

Seguir leyendo

Antes de la toma de decisiones en ahorro e inversión.

Antes de visitar a gestores, asesores o vendedores de producto tenemos que plantearnos algunas preguntas básicas. ¿En qué tipo de activos o bienes ahorro o invierto? ¿Qué destino voy a dar a mis ahorros e inversiones? ¿Invierto de forma directa o a través de productos financieros? ¿Qué referencias internas utilizo antes de tomar decisiones?

La finalidad: una gasto extraordinario a medio o largo plazo, un remanente para la jubilación…

Las referencias “internas”: la rentabilidad media a largo plazo que me gustaría obtener, el objetivo de capital a formar con mi horizonte temporal…

Los activos monetarios, la renta fija, la renta variable, los inmuebles, las materias primas…

Planteamiento básico, asesoramiento y toma de decisiones.

 

Balance de la situación, el análisis y la hora de pasar a la acción

Realizar una revisión periódica de la economía familiar a principios de año por ejemplo, da consistencia a la hoja de ruta  de nuestras finanzas. Esta fase en la que analizamos y valoramos datos o situaciones, es previa a poner en marcha o dar continuidad a una estrategia económica.

Seguir leyendo