La economía, el planeta y nosotros

Los seres humanos no podemos fabricar  fotosíntesis, ni ríos, ni bosques; ejemplos de procesos, corrientes de agua o ecosistemas, tan necesarios para la vida. Habitamos en un planeta rodeado de una atmósfera con unas características determinadas para que la energía del sol llegue de forma óptima. La Tierra es nuestra casa común.

La etimología de la palabra economía hace referencia a la “administración de la casa”. Administrar implica cuidar, mantener y no destruir. Hay, o tendría que haber una conexión íntima entre la economía y el cuidado del medio ambiente. No podemos cambiarnos de planeta como de ciudad o de casa; y esto nos obliga a un ejercicio continuo de humildad y respeto.  La realidad es que dependemos de nosotros, de  los otros seres vivos y de la salud de este cuerpo sólido celeste en el que habitamos; y éste necesita del sol como proveedor de energía y por lo tanto generador de vida. Si hacemos mantenimientos en lo que podemos construir (casas, puentes o fábricas), ¿ no será fundamental que cuidemos lo que no podemos crear?

Seguir leyendo

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies