Ricos y pobres

Cada ser humano es diferente a otro. Las personas tenemos distintas capacidades y habilidades. El espíritu emprendedor y la valentía para asumir riesgos como crear una empresa, se tiene o no se tiene. Todos tenemos nuestro propio nivel de ambición y nuestra fuerza de voluntad. Hay personas en las que predomina la bondad, y otras con mucha maldad. Somos humanos y por este motivo tan diversos. Nacemos en entornos sociales y económicos que no tienen las mismas características. Una de las consecuencias, ni buena ni mala, es que hay personas ricas, muy ricas, pobres, muy pobres y ni una cosa ni la contraria. Y sin embargo, es de justicia que todos tengamos los mismos derechos y obligaciones. También que se valoren los méritos, la capacidad de trabajo y las buenas acciones.

La desigualdad no es relevante

Fíjense en esta clasificación de las personas por su nivel de riqueza económico financiera:

1 Muy pobres     2 Pobres     3 Clase media baja     4  Clase media alta     5 Ricos     6 Muy ricos

No es relevante que el más rico esté a una distancia muy grande del más pobre. Lo que importa es conseguir elevar la “base” (medido en prestaciones económicas y sociales) de lo que consideramos pobreza. Que el “suelo” en la escala del 1(muy pobres) al 6 (muy ricos) sea cada vez sea más alto. También es fundamental que se fomente el esfuerzo para pasar de un escalón más bajo a uno más alto. Una sociedad progresa cuando aumenta la base y hay fluidez para ir “hacia arriba” en la escala del 1 al 6. Hagan un ejercicio de perspectiva: ¿Las personas en la escala 1 y 2 (muy pobres y pobres) vivían mejor hace 100 años o ahora en España? Si como es mi caso, ustedes piensan que se vive mejor actualmente, parece que la calidad de vida de las personas ha mejorado.

¿Cómo pueden ayudar los que se dedican a lo público?

  • Fomentando un entorno de seguridad jurídica para todos los ciudadanos.
  • Agilizando lo trámites ante la administración y apoyando a los creadores de empresas.
  • Desterrando la corrupción en el nivel político y en el nivel técnico de las administraciones. El dinero que “desaparece” rompe la cadena de redistribución de riqueza.

Meritocracia, capacidad de trabajo y esfuerzo, progreso, seguridad jurídica, mismos derechos y obligaciones…

No importa el “techo” de los niveles 5 y 6  (ricos y muy ricos), la clave es mejorar el “suelo” de los niveles 1 y 2 (pobres y muy pobres) y el avance de los niveles 3 y 4 (clases medias).

Los tipos de interés y los ahorradores

¿Qué hago con mi dinero? Esta pregunta se la hacen muchos ahorradores o inversores, en el entorno actual de tipos de interés muy cercanos al 0%. La política monetaria del Banco Central Europeo y los tipos de interés. Los inversores y los ahorradores son el pilar básico para que exista financiación de la actividad económica. Su esfuerzo es clave para el sostenimiento del sistema de bienestar social.

Los retos del empleo

Uno de los desafíos a los que se enfrentan las sociedades occidentales en el plano económico y social, es todo lo relacionado con el empleo y la organización de los mercados de trabajo. Las nuevas formas de producción y el avance de las herramientas digitales generan procesos de cambio de gran calado.

Hay que adaptarse para abordar las nuevas situaciones. Atajar las causas del alto desempleo juvenil y buscar nuevas fórmulas de colaboración entre el mundo de la formación y el de la empresa, son nuestras prioridades.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies