El riesgo en el ahorro y en la inversión

Sigo observando que hay personas que cuando hablamos de ahorro o inversión, tienen una idea ya preestablecida  acerca de lo que es  una inversión de riesgo y lo que no. El conocimiento con detalle y rigor frente a “lo que se ha dicho siempre”.

Particularidades sobre diversos tipos de activos o bienes:

  • El dinero o los depósitos monetarios. Analizar si la capacidad de compra se mantiene a lo largo del tiempo. La importancia de la inflación.
  • La renta fija, los bonos. Mantener la inversión hasta el vencimiento. ¿Qué puede ocurrir si vendo antes del vencimiento de la operación?
  • La renta variable, las acciones. Expectativas y volatilidad. Inversión a medio y largo plazo.
  • Los inmuebles. El momento de realizar la inversión. El mercado de alquiler y las regulaciones. Los impuestos derivados de la compraventa.

La importancia de hacernos preguntas.

El euro, la inflación y los retos

Un periodo prolongado de estabilidad en nuestro territorio común, la Unión Europea. La creación del euro, un asunto de vital importancia para nuestras economías. Los retos a los que se enfrenta la Unión.

El reto digital, los planes energéticos, el empleo y los jóvenes. Nuestro lugar en el mundo si nos comparamos con otras áreas como Estados Unidos y China. Se encuentra en juego la calidad de vida de las futuras generaciones.

Antes de poner en papel un presupuesto

“El papel lo aguanta todo”. Unas reflexiones antes de poner en papel las cifras de ingresos y gastos de un presupuesto. Lo normal es que haya menos fuentes de ingresos que partidas de gasto. La importancia de la estabilidad en los ingresos. Los gastos básicos con un trato preferencial y no olvidar el mantenimiento.

Puedes aparecer gastos no previstos a lo largo de un ejercicio o periodo; es más difícil que surjan ingresos no previstos. Si no tenemos garantizada la entrada de ingresos, hemos de ser más precavidos al anotar las partidas de gasto.

En un presupuesto a veces olvidamos dotar con la cantidad adecuada lo que dedicamos al mantenimiento de activos, infraestructuras o bienes. Para los gastos básicos o fundamentales siempre tiene que haber un plan B (que incluya incluso eliminar otros gastos no necesarios).

Poder de seducción

Los economistas tenemos que hacer más atractiva la enseñanza o la divulgación de la economía. Quizá deberíamos intentar que despierte más curiosidad entre los jóvenes. Intuyo que muchos de ellos tienen la percepción de que es una ciencia aburrida, donde señores y señoras muy serios en su torre de marfil, manejan datos, modelos o cuestiones como los impuestos, que no resultan fáciles de entender. Tenemos que bajar más a pie de calle, hay que dar más poder de seducción a esta ciencia social que refleja la vida misma con sus grandezas y miserias.

Seguir leyendo