Jóvenes y seniors, un golpe en la mesa

Muchos jóvenes no consiguen independizarse económicamente ante de cumplir los treinta años. Hombres y mujeres una vez cumplidos los cincuenta, suelen tener dificultades para reincorporarse al mercado de trabajo si han perdido su empleo. La precariedad laboral en la franja de menor edad y el estigma de la fecha de nacimiento en el otro extremo, condicionan el desarrollo profesional.

Seguir leyendo