Jóvenes y seniors, un golpe en la mesa

Muchos jóvenes no consiguen independizarse económicamente ante de cumplir los treinta años. Hombres y mujeres una vez cumplidos los cincuenta, suelen tener dificultades para reincorporarse al mercado de trabajo si han perdido su empleo. La precariedad laboral en la franja de menor edad y el estigma de la fecha de nacimiento en el otro extremo, condicionan el desarrollo profesional.

Seguir leyendo

Jóvenes atrapados entre la oferta y la demanda

Tiene que ser muy duro tener más de veinte años, ofrecer tu fuerza de trabajo a la sociedad con el objetivo de ganarte la vida después de años de formación y encontrarte con una demanda escasa o precaria por parte de los creadores de empleo. Sobre todo porque esto ocurre al inicio de la vida laboral, en una edad en la que la ilusión por conseguir un trabajo aún está intacta. Muchos jóvenes se encuentran atrapados por la falta de opciones al no funcionar la conexión de oferta y demanda. Debe ser complejo en el plano personal seguir viviendo con y de tus padres cuando ves que te acercas a los treinta años y te faltan oportunidades.

LOS CUELLOS DE BOTELLA

Seguir leyendo

Poder de seducción

Los economistas tenemos que hacer más atractiva la enseñanza o la divulgación de la economía. Quizá deberíamos intentar que despierte más curiosidad entre los jóvenes. Intuyo que muchos de ellos tienen la percepción de que es una ciencia aburrida, donde señores y señoras muy serios en su torre de marfil, manejan datos, modelos o cuestiones como los impuestos, que no resultan fáciles de entender. Tenemos que bajar más a pie de calle, hay que dar más poder de seducción a esta ciencia social que refleja la vida misma con sus grandezas y miserias.

Seguir leyendo

La economía, los jóvenes y el espíritu crítico

ESPÍRITU CRÍTICO, PENSAR EN LIBERTAD

Hacernos preguntas desde jóvenes fomenta el espíritu crítico, el acceso al conocimiento y la tolerancia. Las cuestiones relacionadas con asuntos económicos no quedan fuera del supuesto anterior. A continuación me gustaría indicar a modo de ejemplo algunas de las que considero más importantes. ¿Cómo funciona la creación de dinero? ¿Qué fuentes de energía se utilizan para cubrir las necesidades de mi país? ¿Cuánto cuesta producir un bien o servicio (de mi ámbito privado o del conjunto de lo público)? ¿Cómo lo pagamos? ¿Por qué a algunas personas les sobra mucho (en lo material) y a otras les falta de todo? ¿Por qué oigo hablar tanto de corrupción? ¿Estamos asistiendo a una nueva Revolución Industrial? ¿Qué actividades económicas podrían generar valor añadido y empleo en el futuro inmediato? En definitiva, el ejercicio de intentar pensar en libertad, hacerse preguntas o cuestionarse todo con afán constructivo.

Seguir leyendo