SEÑORA LEALTAD

MICRORRELATO

La Señora Lealtad te acoge y escucha. Le brillan los ojos en los juegos eróticos. Rechaza el chantaje  de egoísmos que agotan. Asume su condición humana, no juega a ser diosa. Sella las grietas que Doña Fidelidad maquilla: las tentaciones de pensamiento, roce, mirada o gesto. Se entrega sin límite; es o no es, no esconde sus cartas. Con aplomo y coraje, marca territorio a esa equidistancia falta de agallas. Sale a la calle con la conciencia tranquila, la cara lavada y la cabeza alta.

 

Toledo, junio de 2023

Paisaje en las cimas 50 y 60

BAGAJE EN LA MOCHILA

Quienes se hallan en el entorno de los cincuenta o sesenta años, han dejado atrás el suficiente trecho para constatar en carne propia, que la vida en ocasiones nos empuja a asomarnos al abismo. En las vicisitudes que se acumulan en cinco o seis décadas, las posibilidades de sufrir algún zarpazo que nos tambalee, no son escasas. A estas cimas, si llegas con buen pie, lo normal es que hayas contado con corazas resistentes: capacidad de lucha para levantarse aunque se vuelva a caer, una dosis apropiada de fortuna, principios sólidos a los que aferrarse, o apoyos que nunca fallen. Las personas que contemplan el horizonte desde esos puntos, o están curtidas, o han hecho callo. Una carta de presentación con fundamentos, si optan a un proceso de selección en una empresa. Siempre y cuando, los departamentos de recursos humanos no filtren por fecha de nacimiento.

Seguir leyendo

A LA ALTURA DE TU PIEL

MICRORRELATO

A Lola, las dos sesiones de pilates semanales se le asemejaban a una terapia. Sin embargo, las noches de los viernes de los tres últimos meses le sabían a fuegos artificiales. Sus dos hijos adolescentes dormían esos días en el piso de su ex marido. Secándose el pelo, rememoró anteriores encuentros. Los abrazos de Arturo y sus caricias torpes…El agricultor de mirada franca y sonrisa cautivadora, sabía calmarla. Esa noche la sorprendió al llegar. Le tendió la botella de vino que traía y mostrándole sus manos, la dijo: -Vengo de una sesión de manicura. Traigo las manos sin asperezas e hidratadas. Cuando te acaricie, voy a estar a la altura de tu piel-.

Toledo, mayo de 2023

Pregunte sin miedo y con calma

Pregunte hasta comprender. No cese de interrogar a su interlocutor, hasta estar convencido de que sus preferencias encajan con el producto que le ofrecen. Intente mantener una conversación sosegada que vaya concretando los aspectos esenciales; que sirva de freno a las posibles ganas de cerrar la operación del vendedor. Las prisas no son buenas consejeras. El principal defensor y conocedor de sus finanzas es usted.  Valore la búsqueda de un asesoramiento financiero independiente, si llega el caso.

Seguir leyendo