El economista comprometido

Mantengo el espíritu de rebeldía ante las injusticias en lo social y en lo económico. Convicciones forjadas en los primeros años ochenta del siglo pasado, en los inicios de mi juventud.  Aún conservo el recuerdo de ese clasismo rancio arraigado en el costumbrismo social. Esa especie de mandato divino que etiquetaba a ricos y pudientes como seres superiores y al resto como personas de obediencia debida y opinión restringida. El paso del tiempo y las experiencias vividas me hacen ver las cosas con perspectiva y serenidad. Valoro el esfuerzo de la sociedad en España a lo largo de los años  para que sea factible la igualdad de oportunidades; que el esfuerzo y las habilidades individuales tengan recompensa y no estén supeditados a la influencia del binomio bolsillo-apellido.

Seguir leyendo

Castilla La Mancha, confianza e innovación

CONFIANZA EN LO QUE SE HACE AQUÍ

Les propongo que imaginen que van a participar en una cata de aceites, vinos o quesos procedentes de cualquier parte del mundo. Entre las opciones que les van a ofrecer para degustar se encuentran referencias de Castilla La Mancha. Así de entrada, ¿no tienen la sensación de que nuestros productos quedarían a un gran nivel?  Estoy convencido de que tanto el queso, el vino o el aceite de nuestra tierra dejarían el pabellón bien alto y serían magníficos embajadores de la región.

Es el ejemplo de tres productos estrella castellanomanchegos, traídos al caso con el objetivo de poner en valor la calidad  de los bienes que se producen aquí. Una comunidad con una industria agroalimentaria al alza y con una situación geográfica idónea como enclave logístico si nos detenemos a resaltar algunas de sus fortalezas. Un territorio de 80.000 km2 de extensión, que es y espero que siga siendo tierra de oportunidades.

Seguir leyendo

La economía, los jóvenes y el espíritu crítico

ESPÍRITU CRÍTICO, PENSAR EN LIBERTAD

Hacernos preguntas desde jóvenes fomenta el espíritu crítico, el acceso al conocimiento y la tolerancia. Las cuestiones relacionadas con asuntos económicos no quedan fuera del supuesto anterior. A continuación me gustaría indicar a modo de ejemplo algunas de las que considero más importantes. ¿Cómo funciona la creación de dinero? ¿Qué fuentes de energía se utilizan para cubrir las necesidades de mi país? ¿Cuánto cuesta producir un bien o servicio (de mi ámbito privado o del conjunto de lo público)? ¿Cómo lo pagamos? ¿Por qué a algunas personas les sobra mucho (en lo material) y a otras les falta de todo? ¿Por qué oigo hablar tanto de corrupción? ¿Estamos asistiendo a una nueva Revolución Industrial? ¿Qué actividades económicas podrían generar valor añadido y empleo en el futuro inmediato? En definitiva, el ejercicio de intentar pensar en libertad, hacerse preguntas o cuestionarse todo con afán constructivo.

Seguir leyendo