Competir para sobrevivir

Los empresarios tiene que competir para que el consumidor elija sus productos en el mercado. Nadie les garantiza que por el hecho de producir un bien, van a tener demanda. Lo mismo ocurre con las personas que aspiran a un empleo; tienen que superar normalmente un proceso de selección compitiendo con el resto de personas interesadas en el puesto.

¿Participar, ganar o saber competir?

En tiempos de tanto cambio en los que nos encontramos, con una revolución tecnológica de gran calado, hemos de intentar adelantarnos a los acontecimientos, esencia por otra parte de cualquier competición. Necesitamos que los jóvenes salgan de los centros de formación y universidades con conocimientos prácticos, desarrollo de habilidades y capacidad de emprendimiento y persuasión.

 

Los jóvenes y el mercado laboral

La realidad del mercado laboral a la que se enfrentan los más jóvenes. Tenemos que intentar adelantarnos al futuro. Competir en un mundo global. Lo digital y las nuevas formas de producción. La formación, la universidad y las empresas. Valorar la información masiva que se recibe, pensar por uno mismo e innovar en la forma de organizarse.

Alta precisión y lenguaje adecuado

En economía es esencial tanto la precisión en los datos como el uso correcto del lenguaje. Cuando hablamos de las finanzas públicas nos referimos al dinero de todos. Los ciudadanos adultos nos tenemos que implicar en los ingresos públicos (impuestos) y tener información detallada de los gastos. La deuda pública no es un ente abstracto, es un montante monetario que hay que controlar, devolver y también se hereda. Todo lo anterior es lo normal en un estado de derecho.

Seguir leyendo

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies